Prensa

Nota Diario Piltriquitron Miércoles 17 de Febrero de 2010

UNA CRECIENTE DEMANDA DE TECNOLOGÍAS APROPIADAS GENERA MULTIPLICADORES EN LAS CAPACITACIONES DEL CIDEP

Con la participación de un centenar de personas de todas partes del país y el exterior se lleva adelante el primer encuentro Bioconstruyendo, en el Centro de Investigación, Desarrollo y Enseñanza de Permacultura de Mallín Ahogado. Luego de la primera jornada de presentación, tanto de instructores, anfitriones y participantes, comenzaron el día martes las actividades de este encuentro que abarca una gran variedad de capacitaciones en tecnologías apropiadas para un desarrollo sustentable. Talleres de construcción natural -abarcando diferentes técnicas-, formas de calefacción con un máximo aprovechamiento de recursos, y sencillas como económicas soluciones para el tratamiento de aguas de lavaderos, duchas y baños son algunas de las tantas actividades que en charlas y prácticas concretas se llevan a cabo con el marco de un bosque natural.

PARTICIPANTES

el sistema de súper adobe  aplicado por el CIDEP en el taller de  construcción

Paulina Ávila coordinadora general del encuentro detalla la participación en el evento: “Instructores son  3 de EEUU, Chile, Brasil y Argentina. Lo que hicimos este año es invitar a muchos de los constructores naturales, que se han ido formando acá en El Bolsón a que vinieran a ser parte de este curso para capacitar a otros que puedan ser multiplicadores porque hay una gran demanda y poca gente que se dedica a enseñar a otros”. Respecto a quienes llegaron a tomar los cursos señaló que “han llegado desde Chile, España, Brasil, muchísimos locales, como también de San Martín de los Andes, Neuquén, Córdoba, Junín de los Andes, Buenos Aires, Mendoza, Catamarca, entre otros muchos lugares”.

OBJETIVOS Y ACTIVIDADES

El lunes se ofreció una visita guiada al centro, mientras que por la noche la instructora y constructora de domos geodésicos, Nenna Alava, de  Brasil, brindó la primera charla sobre Geodésica, sobre lo que comentó la coordinadora general del encuentro. “Anoche vimos una presentación de geodésica -señaló Paulina Ávila- en donde surgió un comentario muy interesante, reconociendo que no hay problemas energéticos sino falta de información y educación al respecto. 

Lo que queremos lograr con esto, en el transcurso de los años es acercar información a la gente de como es posible desarrollar sistemas energéticos eficientes para la vida sustentable, con posibilidades que hoy existen, que son reales para la población, como la construcción natural, que es también una tecnología apropiada”.

El martes fue la primera jornada de actividades en cuanto a talleres en donde se abordó  el tema de calefacción tomando el modelo de la estufa Rocket diseñada en EEUU. Es una estufa de alta eficiencia construida en barro. 
Mientras esto sucedía en un sector del centro, en el espacio denominado cancha de producción se enseñó a producir con materiales naturales como adobe, ladrillos y placas naturales de aislación, que desarrollan en el CIDEP. 

“Con una bloquera estamos haciendo ladrillos prensados -indicó Paulina Ávila- También se hace en este taller reconocimiento de la tierra, cómo elegir una buena tierra y cual es la mejor forma de realizar una mezcla”.

Se desarrollaron el martes por la mañana técnicas de construcción, como el de tapial alivianado y ladrillones de aislación, que comenzó como nueva propuesta tecnológica de construcción natural en el CIDEP, como es el súper adobe. “Pensamos es una de las técnicas más fáciles para construcción y unas de las más económicas” afirmó paulina Ávila, quien es además la coordinadora de tecnologías apropiadas en el Centro de Permacultura.

Destacó además la coordinadora de Bioconstruyendo sobre las actividades de la jornada del martes “Otro tema importantísimo para las viviendas es el de aguas residuales y baños secos. Se enseña a tratar las aguas negras, en este caso el baño seco y el tratamiento de las aguas grises, que son las del lavado de manos y de las duchas, conociendo de qué manera la limpiamos y la devolvemos a la huerta. Es un proceso económico y muy fácil de hacer.
La idea de este taller es acercar tecnologías apropiadas a la gente con muy bajo costo”.

AUTOPRODUCCIÓN DE SEMILLAS

El próximo jueves se suma en el CIDEP el taller de auto producción de semillas, que se realizará en paralelo con el Bioconstruyendo. 

“Se arma un taller con 20 personas -afirmó Paulina Ávila- que llegan desde Chile, Neuquén y vecinos de la Comarca, que lo unimos al encuentro de bioconstructores, porque consideramos que es un encuentro semilla, por eso lo ponemos en conjunto, porque pensamos que cada persona será semilla en sus lugares para poder desarrollar los temas. Creemos que esas semillas van a seguir creciendo y van a ser los portadores de toda esta información y también queremos desarrollar el primer banco de semillas para Patagonia, que será construido con la técnica de súper adobe.
Unificamos el súper adobe como innovación tecnológica para Patagonia y dentro un banco de semillas.

Estamos entusiasmados porque pensamos que el trabajo con las semillas es muy importante en su rescate, porque tenemos desde las semillas de los árboles, hasta la semilla humana”.

PROPUESTAS FUTURAS

Acerca de las expectativas del Centro de Permacultura, la coordinadora de tecnologías apropiadas y coordinadora general del encuentro señaló “El bioconstruyendo pretende seguir armando encuentros en distintos lugares -afirmó Paulina Ávila- porque el CIDEP es el primer anfitrión del Bioconstruyendo, pero la propuesta es continuar en distintos lugares de Patagonia y otras regiones. Además nos gustaría recibir información sobre gente que necesite la información que contamos, como vecinos sin techo o escuelas o municipios que quieran realizar pequeñas intervenciones en la ciudad con la permacultura. Estamos buscando acercar a la mayor cantidad de gente posible, que requieran de estas técnicas y formas de ser sustentable, como desarrollar pequeñas muestras.

El próximo año vamos a programar el Bioconstruyendo en otra parte de Patagonia, no sé si acá en la comarca, porque es algo que nos toca definir o en otra parte de Argentina o Chile, porque hay mucha gente que viene trabajando, por ejemplo en la zona de Coyahique, que vienen a tomar los talleres para luego transmitir la información y posteriormente trabajar en conjunto, tarea que se viene desarrollando desde el CIDEP desde hace dos años”.

EQUIPO

El equipo de gante que integra la base del bioconstruyendo está formado por Paulina Ávila coordinadora general y de tecnologías apropiadas del CIDEP. Pastor Muñóz, Paz Álvarez, Emiliano Eustaquio y Guillermo Arnaudo instructores de Bioconstuyendo. 

Del CIDEP están además, Carlos Straub, Adriana Simic, Daniel Batista, Erika Macanelli, Alejandra  Alasias, Camila Batista y Lina Ogart.

Por otra parte colaboran una serie de voluntarios, quienes ayudan con la cocina y la huerta, además de colaborar con los instructores y los materiales que requieren, como también con el funcionamiento del centro en cuanto a la leña para la calefacción. 

Los voluntarios sostienen con numerosas actividades todo el funcionamiento del centro lo más acorde posible “Por ejemplo -destacó Paulina Ávila- los baños, las duchas, los fuegos, la cocina, la huerta y son parte de la previa de los encuentros y talleres preparando todo lo que hace falta para su realización. 

Les pedimos que lleguen 15 días o una semana antes, por lo menos para que se familiaricen con el lugar y nos permitan ayudar con el proceso”.


_____________________________________________________________________


Diario Rio Negro Domingo 07 de Marzo de 2010

Apasionados por el barro


Ciento treinta bioconstructores se capacitaron la semana pasada en un centro de permacultura de El Bolsón para conocer y aplicar nuevas técnicas de construcción con tierra. Alternativas que empiezan a extenderse con interés.

         
 



Click para ver más fotos 

 

Los defensores de la tecnología recordaron que "desde hace 10.000 años la humanidad utiliza los materiales naturales que tiene a su alcance (principalmente la tierra) para construir sus viviendas. Sólo en los últimos 100 años se reemplazaron estas materias primas por sustitutos industrializados".

Desde la misma óptica, "la publicidad y los prejuicios modernos nos hicieron creer que solamente una casa de cemento es duradera. Pero no se habla de lo insanas que resultan unas paredes que no absorben la humedad y que térmicamente son ineficientes, ni sobre el impacto ambiental que producen la fabricación y comercialización de los materiales".

La coordinadora del evento, Paulina Ávila, recordó que "en una o dos generaciones se fue perdiendo el conocimiento, aunque en el mundo más de la mitad de la población vive en casas  construidas con tierra". "Tendríamos que reeducarnos con este tema y entender que es una posibilidad para todos", valoró.

No obstante, frente al embate de cemento, hierro y vidrio, reconoce que "cada uno tiene lo suyo para aportar. No es que una cosa sea mala y la otra buena. Todos los mejoramientos tecnológicos que se puedan hacer, desde el rescate de técnicas antiguas hasta las nuevas ciencias aplicadas, tienen que ir en conjunto".

Capacitadores de Estados Unidos, Brasil, Chile y Argentina introdujeron a los participantes en cuestiones básicas sobre la permacultura, la construcción natural, diseños solares, geometría sagrada, techos verdes, técnicas de adobe, entramados, revoques y esculturas en tierra, pinturas naturales, aislaciones térmicas, baños secos, colectores de agua, tratamiento de excretas y la estufa Rockt de alta eficiencia.


Diseño

Para Paulina Ávila, "en este tipo de construcciones son importantes las diagonales, los pesos. Por ello es fundamental asesorarse antes con algún arquitecto o constructor con experiencia, además de saber cómo ubicar la casa dentro del terreno para aprovechar al máximo la energía solar".

Según ella "lo recomendable es hacer antes una maqueta previa al proceso constructivo, a modo de tener las cosas ya más pensadas antes de largar la obra, teniendo en cuenta por dónde pasar los caños, por ejemplo".

 

Desarrollo

A propuesta del concejal Juan José Caro (PAys), el curso fue declarado de interés municipal y ahora el edil insistirá en adoptar la metodología para futuros barrios habitacionales de tipo social y a financiar con fondos municipales o cooperativos, en El Bolsón.

Con todo, y con cinco años de experiencia en el Centro de Investigación, Desarrollo y Enseñanza en Permacultura (Cidep), de Mallín Ahogado, Paulina Ávila está convencida de los beneficios del sistema, aunque reconoce que antes de popularizarse "tendríamos que desarrollar mayor cantidad de ejemplos en  el pueblo, acercarnos a la gente y comenzar un proceso de legalización y estudio de las técnicas para estas construcciones alternativas".

Agrega que "lo ideal sería tener un laboratorio donde realizar ensayos de toda índole y armar equipos interdisciplinarios en toda la comarca, con la premisa de abordar las posibilidades de ampliar".

-¿Es difícil llegar a los niveles de decisión política?

-No lo sé, en realidad nunca lo hemos buscado. Creo que una vez que conozcan el modelo ellos van a llegar a nosotros.

-¿Por los costos o por los beneficios?

-Por ambos. Aunque con todas estas dificultades con que tenemos que lidiar, ante esta propuesta innovadora y con visión de futuro (con la necesidad ineludible de planificar a largo plazo), nos daremos cuenta de que las posibilidades son múltiples. Como opción, la construcción con tierra puede estar en muchos lugares y hasta en interrelación con la construcción tradicional, una y otra tienen que ir apostando al declive del consumo energético y a resolver la crisis que atravesamos.

 

Virtudes

Entre las características de las construcciones en barro se subrayaron durante estas jornadas en El Bolsón algunas virtudes, como "la independencia y disponibilidad local. Un factor importante a favor del barro es la abundancia, reserva y uso de su materia prima locales con fines de participación comunitaria y de su posibilidad de uso por personas sin experiencia previa".

Suman "la ductilidad para el modelado: facilidad para cortarlo, tornearlo y ajustarlo dimensionalmente para hacer un modelado directo".

Otra ventaja "es el bajo costo de fabricación y transporte: no requiere de maquinaria, capital, ni energía; sólo mano de obra. Además, su producción necesita  sólo el uno por ciento de la en

ergía requerida en la fabricación de ladrillos cocidos o de hormigón y además no poluciona el ambiente".

Como aislante, el uso del barro en construcción "representa un buen aislador acústico. En las regiones donde hay diferencias marcadas día-noche en la temperatura ambiental exterior la pared de barro aporta beneficios al actuar como un regulador ambiental en materia de climatización interna. Igualmente regula el contenido de humedad en los ambientes interiores,  absorbiendo en su masa radiaciones muy perjudiciales para la salud, como el gas radón y otras ondas provenientes de los artefactos modernos, teléfonos celulares, microondas, televisores, etc., mejorando sustancialmente el clima interior".

Ciclo de vida: desde el punto de vista de la creciente conciencia ambientalista que caracteriza a la arquitectura actual, el barro se agrupa con las tecnologías ambientalmente correctas en razón de su auto reciclaje y reutilización (no se producen escombros ni desperdicios), acotan.

 

Desafíos

Las construcciones que incorporan el uso del barro "son vulnerables al deterioro y requieren de atención y mantenimiento", explicaron.

"Esto -se amplió-, por supuesto depende mucho del grado de estabilización y compactación del material utilizado así como de sus condiciones originales".

Por ejemplo, aseguran que en muros de tierra comprimida y estabilizada, estas debilidades "son mínimas mientras que se elevan al máximo en construcciones en las que se utilice el material mal estabilizado".

Otra debilidad es -hasta ahora- "la baja popularidad que disfruta en el campo de mecanización industrial de sistemas constructivos en razón de su excesiva dependencia en labor manual, lo cual tiende a encarecer los servicios de su producción profesional".


LA CASA PROPIA

"¡Una familia debiera poder hacerse la casa!", se entusiasma Jorge Belanko ante la crisis habitacional que afronta una ciudad como El Bolsón, duplicando su población cada diez años.

Creador de la propuesta "El barro, las manos, la casa", los maestros de obras de la región lo valoran como "el pionero de las construcciones naturales".

Belanko se pregunta "Cuánta gente parece estar condenada a no hacer nunca su casa o a vivir en una especie de jungla, cuando simplemente acarreando un poco de barro, un poco de pasto y un poco de bosta de caballo podría hacerse una casa tibia, bonita y que, además, le va a ayudar a tener menos reuma y menos problemas bronquiales".

Su alusión a la bosta de caballo también tiene su explicación. Lo utiliza para fermentar la arcilla y "permitir que se adhiera mejor el barro que se utilizará como revoque".